¿Qué es un implante dental?

Los implantes dentales son raíces artificiales, casi siempre de titanio, que se insertan en el hueso maxilar bajo anestesia y que al crecer sobre ellos este hueso los atrapa y sirven de soporte rígido y fuerte para coronas, puentes o prótesis completas, son duraderos y proporcionan una elevada calidad de vida.

Los implantes dentales pueden considerarse, en la mayor parte de los casos, la mejor opción para la reposición de un diente o dientes perdidos.

Ventajas de un implante dental

Ofrece más ventajas sustituir un diente perdido con un implante que con un puente dental. Al realizar un implante dental evitamos tallar los dientes vecinos, por tanto, no se producen ni debilitación, ni sobrecarga de las piezas dentales próximas.

Con el implante dental evitamos tallar los dientes que serían los pilares del puente. La fuerza de masticación se transmite sólo al implante, mientras que con un puente dental dicho esfuerzo se reparte entre los dientes pilares, que además de soportar el suyo propio, tienen que soportar el del diente ausente, resultando por tanto sobrecargados.

Implantes dentales estéticos

En otro tiempo el objetivo de la implantología dental era colocar el número suficiente de implantes dentales que permitiera al paciente comer. Hoy queremos que además de comer los implantes dentales sean estéticos, ello nos obliga a ser muy cuidadosos en el sitio de colocación y a desarrollar técnicas y materiales cada vez más avanzados.

Reponer varios dientes con implantes dentales

Según el lugar de las piezas perdidas, el uso de implantes dentales puede significar no necesitar tallar un puente, o si se trata de un extremo libre y no hay piezas posteriores con las que fijar un posible puente dental, el poder disponer de piezas fijas ante la alternativa de tener que utilizar una prótesis removible.

Reponer toda la dentadura con implantes dentales

Es la situación máxima que podemos encontrar en un tratamiento con implantes dentales.

Según el número de implantes dentales utilizados, podremos usarlos para estabilizar una dentadura (se llama sobredentadura) o disponer de dientes fijos que usaremos como si fueran nuestros dientes naturales.

Sobredentaduras: si su prótesis dental no se mantiene fija dentro de su boca, se puede estabilizar con dos o más implantes. Esta solución recibe el nombre de sobredentadura, su técnica es sencilla y tiene elevadas prestaciones.

Puentes fijos

Zonas de la boca donde se perdieron dientes pueden ser restauradas mediante puentes dentales, soportados éstos mediante implantes, a fin de no tener que cortar piezas vecinas sanas.

Prótesis completas fijas

Consisten en restauraciones completas, que se fijan mediante implantes, de modo que forman parte integral de la boca, debiendo ocuparse únicamente de su higiene y de realizar controles periódicos en tu dentista.