¿Qué es la ATM?

La ATM es la articulación entre el hueso temporal (hueso del cráneo) y la mandíbula. Entre estos dos huesos se sitúa un disco articular, similar al menisco de las rodillas que tiene la función de actuar de «cojin» entre ambas superficies evitando el roce y facilitando los movimientos.

Se denominan trastornos de la articulación temporomandibular a aquellas patologías que afectan directamente a las superficies articulares implicadas, al disco, a la musculatura que realiza los movimientos mandibulares o a los nervios que se encargan de llegar al conjunto músculo-esquelético.

Muchos de los síntomas que experimentan los pacientes en relación a los desórdenes de la ATM suelen ser debidos al estrés, una mala oclusión (forma de encajar los dientes superiores con los inferiores) o a una combinación de ambos, aunque en algunas ocasiones se presentan síntomas sin un origen claro.

Síntomas frecuentes

Los síntomas más frecuentes son: dolor (en la zona o irradiado a la cabeza o al oído), ruidos al abrir y cerrar la boca y disminución de la apertura de la boca, dolor de cabeza crónico, molestias al bostezar.

Principales tratamientos

Los principales tratamientos empleados para la articulación temporomandibular son: férulas de descarga, fármacos, tratamientos oclusales (retoques de la forma de encajar los dientes) o combinaciones de todos ellos.

¿Qué puedo hacer si me duele la mandíbula?

Es fundamental un buen diagnóstico y detectar la zona de procedencia del dolor. Puede ser que sea por un problema en la articulación, un problema muscular o bien que este sea por un problema externo, como puede ser, una patología del oído, sinusal, etc. Una vez detectado el problema el tratamiento suele ser muy efectivo y sin necesidad de cirugía, con esto conseguiremos que los síntomas desaparezcan.

¿Es preocupante si escucho un clic cada vez que abro la boca?

Cuando escuchamos ruidos al abrir y cerrar la boca suelen estar relacionados con problemas de la articulación como pueden ser desplazamientos del disco articular. En estos casos es importante realizar tratamientos que disminuyan una sobrecarga de la articulación para evitar un mayor desgaste y problemas más graves.