¿Qué es la odontología conservadora?

Mantener todas las piezas dentales es fundamental para mantener la funcionalidad y estética de la dentadura y tener una boca sana. La odontología conservadora es el conjunto de técnicas que tienen como objetivo mantener la boca lo más saludable posible, evitando la pérdida de piezas dentales, y en caso de que exista alguna pieza dañada, el objetivo es conservarla, en la medida de lo posible.

Hoy en día, las extracciones dentales consiguen evitarse en la gran mayoría de los casos, gracias a las técnicas empleadas en la odontología conservadora, las cuáles son cada vez más sofisticadas y más exitosas a largo plazo. Nuestro objetivo es conservar los dientes en boca el mayor tiempo posible.

La odontología conservadora engloba distintos tratamientos. Muchos de los tratamientos son comúnmente conocidos, como es el caso de los empastes que se hacen ante una caries. Pero existen otro tipo de tratamientos menos conocidos que también son muy necesarios, como endodoncias o reconstrucciones dentales.

Parte de la odontología conservadora es la llamada odontología preventiva, cuyo objetivo es reducir la necesidad de tratamientos dentales a medio y largo plazo.

La prevención y correcta salud bucal incluye muchas ventajas. A nivel de salud, se detecta antes cualquier tipo de patología. A nivel económico, siempre resulta mejor puesto que si llevamos un control, los tratamientos de odontología conservadora son más económicos ya que hay menor daño. A nivel estético la boca está más limpia y sana y los dientes mejor cuidados.